My insights "making sense". || Cuando la fuerte Angélica se derrumba.

Cuando la fuerte Angélica se derrumba. (2ª parte)

Octubre 2017

|| Si te perdiste la primera parte da clic aquí. || A la 1:45 pm en mi celular escuché la voz de Alberto avisándome que estaba en el hospital porque Angélica había vuelto a tener un ataque de pánico. Cambie el rumbo que llevaba y me dirigí al hospital. Entré a urgencias justo cuando la daban de alta, los psiquiatras le recetaban Rivotril y descanso en casa. Cuando ella y yo cruzamos miradas empezó a llorar, nos abrazamos y me pidió que fuera con ella a comer y pasar la tarde. Angélica y yo somos amigas desde la universidad. Estudiamos juntas la carrera de Psicología, ella se especializó en el área educativa y yo en el área de investigación y clínica. Desde hace un año he dedicado gran parte de mi tiempo a investigar sobre las personas altamente sensibles y estoy convencida que Angélica es una de ellas. Algunas de sus características que me llevaron a concluirlo son que siempre se esfuerza por hacer las cosas bien, si vas a su casa trabaja incansablemente para hacerte sentir muy cómoda e invariablemente lo logra. Todas las amigas la buscamos porque es muy buena ayudándonos a resolver nuestros problemas. Sus consejos reflejan que nos pone atención cuando estamos tristes, asustadas, enojadas, frustradas, desconcertadas, etc… Así es Angélica, de esas pocas personas que privilegian por encima de todo las relaciones humanas profundas. Entre todo nuestro grupo de amigas coincidimos en que Angélica es una persona que enriquece nuestras vidas y disfrutamos mucho estar con ella.

Se fueron ellos dos en el coche de Angélica y yo en el mío. Cuando llegué a su casa me abrió la puerta y la noté preocupada por prepararme algo de comer. Le dije que por ningún motivo y Alberto se ofreció para salir a comprar unas tortas. Antes de irse me llamó a la puerta y me contó todo lo que había sucedido en la semana de Angélica. Me dijo que él ya la había empezado a notar muy agitada, cansada y ansiosa desde el miércoles pero que una vez más mi amiga no se había atrevido a decir que no a sus compromisos personales, sociales y profesionales.

Nos quedamos solas y Angélica empezó a llorar criticándose a sí misma por estar en ese estado. La escuché un rato y le pedí permiso para platicarle algo sobre ella que había estado dando vueltas desde hacia un tiempo en mi cabeza. Comencé platicándole sobre la investigación que estoy haciendo y le confesé que ya la había identificado como una persona altamente sensible. Le planteé que tal vez lo que le sucede más que ataques de pánico son “meltdowns”, las crisis que se presentan en las personas altamente sensibles cuando se sobrecarga su sistema nervioso. Puede suceder ante una serie de eventos que provocan el movimiento de muchas emociones intensas en un período corto de tiempo. El sistema nervioso incrementa su estado de alerta hasta que se “colapsa” manifestándose con síntomas como enfermedades gastro-intestinales, dolores de cabeza y muchos síntomas de ansiedad. Le describí como su sistema nervioso percibe y siente mucho más que el del 80% de la población restante. Al ser una persona altamente sensible tiene que procesar muchas más sensaciones y emociones por lo que necesita diariamente tomarse períodos de descanso los cuales no se toma por temor a fallarle a la gente que quiere y a sí misma. Me escuchó con atención y me hizo muchas preguntas el resto de la tarde.

Regresó Alberto y mientras comíamos me pidió que le platicara del tema. A las 8 pm me levanté para irme y la vi esbozar una sonrisa. Me dijo que finalmente podía sentir un poco de alivio al encontrar claves que la ayudaran a entender y darle sentido a la ansiedad que sentía y a las enfermedades y/o ataques que la llevaban continuamente al hospital. Quedamos de vernos pronto y en el inter prometió cuidarse… Yo regresé a mi casa contenta de poder ayudarla en el proceso de conocerse, quererse y cuidarse… mi querida, ansiosa y sensible amiga Angélica.



Mariana García Quintana © Copyright. Todos los Derechos Reservados. Octubre 2017



Mariana García Quintana | Blog

By Mariana García Quintana

Madre, esposa y psicóloga clínica por la Universidad Iberoamericana, con una maestría en Psicoterapia Gestalt, estudios en Psicoterapia de Arte, Mind Body Medicine, Psicología Profunda, Coaching y Teología.

Regresar