El tejido de Mariana || Nostalgia y alegría en los festejos decembrinos.

Nostalgia y alegría en los festejos decembrinos

Diciembre 2017

Este año estoy llegando a la Navidad con cuarenta años. Desde que los cumplí me ha dado por reflexionar. Cierro mis ojos y en mi mente aparecen las imágenes de las muchas navidades que he vivido con los arbolitos, nacimientos, comidas, posadas y reuniones. Cada recuerdo trae consigo emociones distintas. Dos de ellas permanecen en todos: una mezcla entre alegría y nostalgia. Los recuerdos son un arma de doble filo para mi. Por un lado siento paz cuando agradezco los momentos y aprendizajes vividos. Por el otro lado siento tristeza de aquellos momentos felices que ya pasaron y no se repetirán.

Cada primero de diciembre mi cuerpo se llena de cosquillas y mariposas en el estómago al ver mi árbol encendido. Me llena de ilusión ver la sonrisa de mis hijos. La música que emiten los adornos me encanta. Cocinar golosinas y oler los aromas a chocolate y canela que salen del horno es un placer para mí. Sin embargo confieso que durante los últimos años una parte “Grinch” se apoderó de mi. Empecé a quejarme mucho de los festejos decembrinos. Me sentía agobiada con tantos compromisos. A veces sentía el deseo de que llegara enero para que todo hubiera pasado y pudiera volver a mi rutina normal. Este año estoy empezando diferente. Creo que mi lado “Grinch” fue parte de una crisis en mi vida. No quería sentir nostalgia, ni tristeza. Hoy pienso que me daba lo que muchos llaman “depresión navideña”. Nunca deje de decorar mi casa y de asistir a las posadas. Sin embargo en las noches estaba agotada y me quejaba de tanta celebración. En el fondo me sentía triste. Como en todo ser humano mi vida no ha sido perfecta. Esta época me hacia recordar lo que ya no es o ya no está, y eso, no me gustaba.

Hoy me siento ilusionada. Me emociona decorar mi casa y tener mi agenda llena. Los festejos decembrinos han adquirido un matiz diferente. Los veo como rituales que me aseguran tendré contacto o estaré cerca de las personas que quiero. Aún siento nostalgia por lo que no es como yo quisiera que fuera y por aquellos que no pueden estar conmigo. Me he dado el tiempo de recordarlos en cada esfera que pongo. Lloro mis lágrimas y después llegan muchas sonrisas de alegría al pensar en los abrazos que voy a poder dar y recibir.

Como bien dicen: las alegrías y tristezas vienen en un solo paquete. Y ese paquete es mi regalo este año. Saber que he querido, me han querido, soy querida y quiero a mucha gente. Y lo mejor es que tengo muchos festejos decembrinos para disfrutarlo.



Mariana García Quintana © Copyright. Todos los Derechos Reservados. Diciembre 2017



Mariana García Quintana | Blog

By Mariana García Quintana

Madre, esposa y psicóloga clínica por la Universidad Iberoamericana, con una maestría en Psicoterapia Gestalt, estudios en Psicoterapia de Arte, Mind Body Medicine, Psicología Profunda, Coaching y Teología.

Regresar