Blog: El Tejido de Mariana || Manuel y Susana: un matrimonio estable y con crisis al mismo tiempo.

Manuel y Susana: un matrimonio aparentemente estable.

Marzo 2018

Es 2018 Susana y Manuel llevan 15 años de casados. Tienen tres hijos de trece, once y nueve años. En el 2016 se mudaron a su nuevo departamento. Sus hijos van a la escuela que iban ellos. Manuel trabaja en una compañía que vende seguros desde que se casaron. Hace algunos años jugaba tenis con sus amigos pero ha dejado de hacerlo porque llega del trabajo muy cansado. Susana es ama de casa, hace ejercicio con algunas amigas en las mañanas y en las tardes se ocupa de sus hijos. Siempre ha sido mamá vocal del salón de alguno de los niños. Juntos son parte del Consejo de Padres en la escuela. El hijo mayor se llama Manuel. Está en el inicio de la pubertad con algunos altibajos emocionales. Es fanático del futbol y juega en la selección de su colegio. Cuando tenía 7 años lo diagnosticaron con Trastorno por Déficit de atención con Hiperactividad. Desde entonces saliendo del futbol va a terapias, toma clases particulares de algunas materias y asiste a talleres sobre técnicas de estudio. En sus tiempos libres le gusta jugar X-box y tenis con sus amigos.

Marina, la segunda hija, es parte de un equipo de gimnasia olímpica donde van varias de sus amigas. Tiene muy buenas calificaciones en la escuela y casi todos los años se gana algún reconocimiento. En sus tiempos libres le gusta dibujar y jugar tenis en el club. Beatriz la hija pequeña va en tercero de primaria y, aunque no gana reconocimientos, es buena estudiante. Desde hace un año se integró a la misma academia de gimnasia olímpica que su hermana. En sus tiempos libres le gusta ver a Manuel jugar X box o pintar con Marina.

Los Almeida son una familia respetada y admirada. Muchos de sus amigos los consideran afortunados por la estabilidad que han logrado. Sin embargo Manuel y Susana llevan dos meses teniendo conflictos constantemente. Ambos se sienten con poca energía, insatisfechos y desmotivados. Susana se siente preocupada y enojada porque Manuel no le hace caso. Llega de trabajar a ver la televisión y casi no habla con ella. Lo nota intolerante. Ya no quiere salir los fines de semana con ella o en parejas. Cuando lo hacen se quiere regresar temprano o se le pasan las copas y se pone imprudente. Desde hace tiempo Manuel no procura momentos románticos. Ella quiere recuperar la cercanía y complicidad que solían tener. Sin embargo reacciona enojada porque se siente sola y desconcertada. Constantemente se critica a sí misma por su aspecto físico. Desde hace tres años ha ido cambiando de nutriólogos y entrenadores porque quiere recuperar la figura que tenía antes de embarazarse. Piensa que así volverá a sentirse satisfecha consigo misma y Manuel, al verla más atractiva, le hará caso. Lleva varias semanas que le cuesta mucho levantarse en las mañanas porque en las noches se despierta y su mente da vueltas llenándola de angustia. No duerme bien por lo que está irritable y muy cansada durante el día.

Manuel se siente aburrido y desanimado. En el trabajo lo ascendieron al puesto que quería hace cinco años y desde hace unos meses dice que no encuentra reto, su día a día se le hace monótono. Adora a su familia pero cuando llega a su casa y escucha a Susana peleando con alguno de sus hijos por la tarea o la hora del baño le dan ganas de volverse a ir. Por eso prefiere encerrarse en su cuarto a ver la tele o jugar en el iPad. Este rato de “descanso” le ocasiona que su esposa se moleste. Él lo lamenta y dice que no lo hace con mala intención. Le está demostrando su amor y cuidado trabajando para darle a toda su familia lo que necesitan. Cuando llega a casa busca “olvidarse de todo”, no quiere escuchar ni lidiar con conflictos. .Reconoce que el romanticismo entre ellos se ha deteriorado porque él se siente desanimado y con poca energía. Aparte de que las oportunidades que tienen son pocas por los eventos o responsabilidades que necesitan cumplir en la escuela y eventos de sus hijos. Ambos añoran la vida emocionante que tenían hace algunos años. Los proyectos cuando estaba recién casados que los mantenían ilusionados. Los momentos llenos de incertidumbre, asombro y novedad cuando nacían sus hijos. Los momentos de alegría tomando las decisiones: de que nombre ponerle a cada uno, en que escuela meterlos, quienes serían sus padrinos. La emoción de organizar los bautizos, las fiestas infantiles y las primeras comuniones. La ilusión de poder comprar su departamento y decorarlo. Los ascensos de Manuel en el trabajo. Conocer gente nueva y hacerse de nuevas parejas de amigos en los colegios de sus hijos.

Este año el departamento ya está puesto, ya definieron sus grupos de amigos. Sus hijos entraron a los colegios donde ellos iban de niños. Cada uno está enfocado en los deportes que ellos consideran deben hacer para generar una disciplina. Los tres fueron bautizados, tuvieron sus fiestas infantiles y primeras comuniones. Ahora sus festejos son en el boliche o el cine, con solo algunos amigos. Ya no es necesario organizar ni preparar nada en casa. Los horarios están organizados y el tema del déficit de atención de Manuel jr. lo van manejando con los profesionales correspondientes. Todo está funcionando como debe pero ellos se sienten intranquilos, desgastados e insatisfechos. Susana y Manuel están entrando en una nueva etapa de estabilidad externa. Van quedando atrás los años de cambios vertiginosos, expectativas por lograr, retos y novedades constantes.

Cuando la estabilidad económica y familiar llega, en algunos casos, puede venir acompañada de una crisis personal en los miembros de la pareja. Puede ser una etapa que lleve a una pareja a muchos conflictos que desemboquen en un rompimiento o que lo impulsen a crecer y transformarse juntos uniéndose más. Todo depende del sentido que le den a su “crisis"...

Continuará el lunes 2 de abril.



Mariana García Quintana © Copyright. Todos los Derechos Reservados. Marzo 2018



Mariana García Quintana | Blog

By Mariana García Quintana

Madre, esposa y psicóloga clínica por la Universidad Iberoamericana, con una maestría en Psicoterapia Gestalt, estudios en Psicoterapia de Arte, Mind Body Medicine, Psicología Profunda, Coaching y Teología.

Regresar