La historia de Insight

“Quiero darle un sentido a tu manera de sentir, pensar y vivir siendo altamente sensible”.

La Alta Sensibilidad. En un entorno que juzga, critica y etiqueta como disfuncionales o con trastornos a las personas impide que los seres humanos puedan desarrollar su potencial de resiliencia, autorregulación, independencia, empatía, ayuda, comprensión, visión etc. Movida por mi propia historia y por historias contadas por gente cercana a mí puse manos a la obra y a través de mi pasión por unir piezas que den sentido a las diferencias en conductas humanas nace Insight.

Nació para crear consciencia sobre la diversidad que existe en las formas de procesar y responder a las diferentes situaciones que nos encontramos día con día. En mi vida personal y profesional he conocido muchos adultos, padres de familia y niños que sufren por sentir que ellos mismos y/o sus hijos son “diferentes”. No comprenden porque se sienten alarmados o inadaptados en situaciones donde otros se sienten integrados.

Es por eso que enfoque mi camino a encontrar las soluciones que les permiten conocerse a sí mismos, desarrollar su potencial y tener una buena calidad de vida.

¿Qué es la Alta Sensibilidad?

La Alta Sensibilidad es un sistema neuro-sensorial distinto que se presenta en dos de cada diez personas, hombres y mujeres por igual. La Alta Sensibilidad se puede manifestar de muchas formas distintas:

¿Quieres saber si eres altamente sensible? Dale clic si es para ti o dale clic si es para tus hijos.

¿Cuál es mi misión?

Mover corazones, cambiar mentes y transformar conductas. Mi meta y mi motor son unir las piezas de la Alta Sensibilidad para describirla y demostrar que ha existido siempre sirviendo a la evolución de la humanidad. Busco orientar a individuos, padres de familia, escuelas y la sociedad en general para que actúen de una manera más adecuada frente a las diferencias en las habilidades y talentos que genera.

Quiero guiar a las personas diagnosticadas con “trastornos mentales, del estado de ánimo y/o neurológicos” para que pueden descubrir sus potencialidades ya que he sido testigo de la fuerza interior que surge de ellos cuando comprenden que lo que sienten y la manera en que actúan tiene un porqué y un para qué. Estoy convencida de que cuando una persona se autoconoce y autoregula puede integrarse a la comunidad de la que quiera formar parte aportando algo de sí mismo. Cuando las personas formamos parte de una comunidad en la que damos y recibimos encontramos nuestro significado y sentimos que nuestra vida tiene un sentido.

Mariana García Quintana | Insight. Making Sense